Social Icons

.

lunes, 9 de junio de 2014

La Prueba de la Bañera

Durante una visita a un psiquiátrico una de las visitas le preguntó al director del centro qué criterio se seguía para definir si un paciente debía o no ser internado.
Bueno... -respondió el director-.
Hacemos la siguiente prueba: llenamos una bañera, al paciente le damos una cucharita, una taza y un balde y le pedimos que vacíe la bañera. En función de cómo vacíe la bañera sabemos si hay que internarlo o no.
Ah, entiendo -dijo la visita-. Una persona normal usaría el balde porque es más grande que la cucharita y la taza.

No -replicó el director-. Una persona normal sacaría el tapón...
No hay peor ciego que el que no quiere ver ni peor sordo que el que no quiere oir. Y lo sé porque fui ciega y fui sorda pudiendo ver y pudiendo oir. ¿Será que es más cómodo quedarse en el fondo del pozo sin ver, sin oir el ruido de la cuerda que nos lanzan desde arriba?¿Será que es más cómodo conmiserarnos de nosotros mismos? ¿ Será que es más fácil echar las culpas que buscar una solución?
 
Blogger Templates